Mi foto
Nombre: albertiyele
Ubicación: Palma de Mallorca, Illes Balears, Spain

07 noviembre 2008

Los negros esclavos

Por allá abajo charlé con Octavio. Y me quedé pensando: no, a mí tampoco me gusta que la gente se tenga que ir de su lugar y dejar atrás familia, amigos, tierra, por hambre, por necesidad extrema de trabajo o porque se los llevan como esclavos. Pero la realidad es esa. Y siempre fue esa. Una de las grandes mentiras de estos tiempos es que estamos en la época de las grandes migraciones. El siglo XIX y la primera mitad del XX fue un éxodo de europeos llegando a América en busca de lo que de este lado se les negaba.
Quizás el asunto sea en qué condiciones consiguen vivir ellos y sobre todo sus hijos, en el país que los recibe. Si en el país que los recibe reproducen las condiciones de mala vida que tenían en su país, vamos muy mal. Si sus hijos, o los hijos de sus hijos, consiguen llegar a altos niveles de educación, si la sociedad es lo suficientemente dinámica como para permitir y hasta fomentar el ascenso social mediante la educación, las cosas cambian, y sobre todo el enorme esfuerzo y el enorme dolor que las migraciones causan terminen teniendo algún sentido.
Pero además hay otro asunto: no todos los negros que llegaron a Estados Unidos eran esclavos. El abuelo africano de Obama no fue nunca un esclavo: era un alumno becado en la Universidad de Harvard, donde terminó diplomado de economista. En la Argentina del aluvión resultó que un hijo de italianos inmigrantes fue no sólo un intelectual destacado, sino además presidente de la Nación (Frondizi); y un hijo de gallegos (Alfonsín), y hasta un hijo de siriolibaneses musulmanes (Menem). Pero es muy improbable, casi impensable, que algo así pase con el hijo de unos paraguayos o bolivianos de los que emigran hoy a la Argentina. O con los hijos de los moros, ecuatorianos, paraguayos o rumanos que emigran a España. ¿Cuál es la diferencia? La educación, la educación, la educación. No hay ningún otro secreto.

2 Comments:

Anonymous Ofernan said...

Los ancestros de Barack no fueron esclavos, pero debieron rendir vasallaje a la racista Administración británica en Kenia (1888-1963), que el candidato demócrata visitó por primera vez a los 26 años para confrontar África y acercarse a la figura del padre y al flanco negro de su identidad. Después de ver lo que vio, cabe pensar que el nuevo ídolo africano también celebró haber nacido en Estados Unidos.

8/11/08 17:12  
Blogger albertiyele said...

Yo no sé en qué año visitó nuestro mulato su Africa paterna. En todo caso te digo que ser negro, o mulato, en los EEUU de los primeros 60 no era fácil, y tampoco debía ser para alegrarse. Y lamentablemente ser negro sigue sin ser fácil todavía, ni en Africa ni en ningún lugar de este mundo. Pero vamos mejor. Esperemos que sigamos mejorando.

9/11/08 00:48  

Publicar un comentario

<< Home