Mi foto
Nombre: albertiyele
Ubicación: Palma de Mallorca, Illes Balears, Spain

21 noviembre 2017

Y el taller de encuadernación mallorquín







Hace unos tres años pusieron casi al lado de casa una tienda preciosa de artesanías. Me paraba muchas veces a mirar las vidrieras creativas, luminosas, llenas de cosas insólitas y en desuso reconvertidas con buen gusto y manos, muchas manos. Elásticos de colchones, bicicletas estropeadas, máquinas de escribir, ramas o tablas de madera que parecían restos de naufragios, todo aparecía en esas vidrieras con una vida nueva. Y un día vi el cartelito: "Encuadernación".

Entré a preguntar, pero me dijeron que ya no había lugar. En fin, que podía anotarme en lista de espera. Y un tiempo después, me llamaron. Este taller no tiene casi nada que ver con aquel porteño en que compuse tantísimos libros rotos. El lugar es cómodo, limpio, alegre. Mis compañeras, y la profe, Joana, son mujeres más o menos de mi edad, y aunque al principio creo que ellas y yo teníamos algunas prevenciones, muy pronto vimos que todo funcionaba bien, muy bien.

Poco me acordaba ya de lo que había aprendido hacía tanto tiempo, pero no sólo volví a arreglarme algunos de mis queridos y viejos libros descalabrados, sino que aprendí a hacer muchas cosas nuevas, divertidas, completamente distintas a todo lo que había hecho antes. Ahora estoy con unos cuadernos de tapas de cuero, pero hice cajas de sombreros, algún marco para fotos, un poco de todo.

Y además encontré un lugar en el que me siento querida. Mis compañeras de encuadernación, "mis amiguitas" como me gusta decirles, me quieren, y me han hecho más ligeras muchas tardes del invierno pasado que fue duro, duro preludio del verano que vendría. Joana, Cati, Magdalena, Maribel, Pilar, y desde hace poco Yolanda,
y yo, que hasta hace tan poco éramos perfectas desconocidas y quizás nunca nos hubiéramos encontrado sin ese taller, ya hemos ido tejiendo lazos personales entre cartones, hilos, cola y pinceles. Son otra, una más, de las muchísimas cosas maravillosas que me dieron los libros.

Mi vida, pienso muchas veces, está como bendecida por los libros.


0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home